AMAR Y MÁS AMAR

Componer un himno no es una tarea fácil. Más aún cuando se trata de reflejar una espiritualidad tan rica y viva como la de Santa Rafaela María. Esta canción nació a partir de un pedido de la Congregación Esclavas del Sagrado Corazón en Chile, como apoyo al programa de promoción vocacional. La adoración es un aspecto importante en la espiritualidad de las esclavas. Se trata de un amor contemplativo, y por lo mismo, profundamente encarnado en sus vidas. Su servicio apostólico sólo se entiende anclado en la misión reparadora del Corazón de Jesús. La idea es hacerse cargo de lo que San Ignacio de Loyola nos recuerda en los Ejercicios Espirituales: “El amor ha de ponerse más en las obras que en las palabras” (EE 230). Así, esta canción es una invitación al compromiso fiel, auténtico, conciente de la propia fragilidad y sin embargo dispuesto, confiado y audaz.

miércoles, 29 de junio de 2011

Historia del Colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Belgrano

Alumnas: Cofone Martina,Perazzo Micaela

• La Congregación Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús fue fundada en España en el año 1877
por Santa Rafaela María Porras y Ayllón y su hermana Dolores.
• El 25 de mayo de 1911 llegan a Buenos Aires cinco Religiosas Esclavas siendo también la primera comunidad que se establece en América.
• En febrero de 1912 se trasladan a la calle Santa Fe 3166, al inmueble que había pertenecido a la famita del presidente Roque Sáenz Peña. Este edificio será la primera sede del Colegio: abrirá sus puertas el 15 de mayo de ese año, con 4 alumnas llegando tener 16 hacia fines de ese año. Su primera Directora será la Hermana Oliva Reina y Directora de estudios, la Hermana Inés de lturrate.
• Hacia 1915 el número de alumnas se había incrementado lo suficiente como para necesitar un edificio más espacioso. Se mudan a la calle Santa Fe 2653; allí queda una parte de la comunidad de Hermanas con las más de 50 alumnas en jornada completa, y la otra parte abrirá una nueva comunidad en el barrio de Belgrano, en la calle 3 de febrero 2190. Esta fundación se concreta el 1 de febrero de 1916 ofreciendo en esta sede el internado.
• En el año 1917 se pusieron los estudios de bachillerato a pedido de muchas familias.
• En 1925 se compra el terreno de Luis María Campos 898, con una residencia llamada el Castillo Loreley, que contaba con una gruta dedicada a la Virgen de Lourdes que se conserva actualmente. Se traslada la comunidad de la calle 3 de febrero, convirtiéndose éste en el primer edificio en propiedad de la Congregación en América.
• El 29 de diciembre de 1929 se coloca la piedra fundamental del nuevo edificio, obra del arquitecto Luis J. Fourcade, que se inaugura en el 1934.
• El 19 de marzo de 1936 comienza a funcionar una escuela gratuita: Beata Rafaela María.
• El 14 de agosto de 1937 el colegio recibe la incorporación otorgada por el Ministerio de Educación de la Nación, para oficializar la enseñanza del bachillerato.
• En 1968 es demolido el Castillo Loreley y en su lugar se construye una ampliación del colegio que cuenta con: pileta climatizada y cubierta con vestuarios y gimnasio; tres pisos sobre la pileta con 10 salones de clases, dos laboratorios, biblioteca y un gran gimnasio. Este sector se inaugura el 7 de noviembre de 1971.
• En 1984 se fusiona el colegio Santa Rafaela María con el Colegio Esclavas del Sagrado Corazón, en su sección primaria y luego en 1985 se integra el ciclo secundario.
• En 1993 se implementa la modalización de los Bachilleratos Biológico con Orientación Ecológica, Humanista con Orientación en Ciencias Jurídico-Sociales y Humanista con Orientación en Comunicación Social, permaneciendo en la actualidad los dos primeros.
• En 1994 se constituye como colegio mixto a partir del nivel inicial.
• Actualmente el colegio cuenta con más de mil alumnos distribuidos en: jardín maternal, nivel inicial, primaria y secundaria.

El 7 de mayo de 1911 partían de España para la Argentina el primer grupo de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús llegando a Buenos Aires el día 25 de mayo.
Las que arribaron eran las hermanas: Presentación Arrola, Elena Menéndez, Ana María Balza, Jesusa Ardistegui y María Díez. Al embarcar, en sus corazones había una mezcla de preocupación, unido al sentimiento de separación de todo lo conocido y querido por ellas, a la vez que llegaban llenas de ilusión de poder colaborar en abrir "casas de reparación", donde se conociese y adorase a Jesús en todo el mundo.
El primer lugar donde alquilaron fue en el primer piso de la calle Rivadavia 2031. La pobreza en la que vivían era extrema, pero se sentían felices de empezar así la fundación y compartir lo poco que tenían. Estaban llenas de ilusión por abrir en seguida una capilla y exponer a Cristo en esta tierra de misión. Tenían como encargo el abrir un colegio, tarea difícil para unas religiosas desconocidas en Buenos Aires. Ciudad que contaba con establecimientos educativos católicos buenos y famosos.
La casa donde al fin habilitaron el nuevo colegio era la antigua residencia del Presidente Sanz Peña, en la calle Santa Fe, el cual empezó en el mes de marzo de 1912, con cuatro alumnas, número que subió al de catorce antes de fin de año. La matrícula comenzó a crecer, por lo que debieron dividir el establecimiento en dos, mudando el externado a un edificio de la calle Santa Fe 2653, y el internado a un palacete en la calle 3 de febrero 2190, en el barrio de Belgrano.
Tres años después debieron cerrar el externado, mudándose las hermanas de casa, mientras que el colegio de Belgrano se trasladó a su asiento definitivo, Luis María Campos 898, a principios de 1925.
El 14 de diciembre de 1919 la comunidad del centro se mudó a un piso en Montevideo 1685, hasta que gracias a la generosidad de la señora Adelia María Harilaos de Olmos, en 1923, se comenzó la construcción de la Iglesia del Centro "Corazón Eucarístico de Jesús" (calle Montevideo 1372) estrenándose la nueva casa en ese año, aunque la obra finalizara en 1938. Su iglesia desde entonces fue y sigue siendo en Buenos Aires un centro importantísimo de culto eucarístico.
Gracias a la entrega confiada y generosa de estas esclavas que nos precedieron, el Instituto fue expandiéndose en este continente abriendo siempre espacios de adoración, proyectos educativos y anunciando la Buena Noticia de Jesús en los diferentes países.
"Por Jesús, con Él y en Él 100 años y más"

Nuestra misión es la REPARACIÓN al Corazón de Jesús (Constituciones, 2). En Él contemplamos la manifestación de la misericordia de Dios y, unidas a Cristo, queremos llevar a todos los hombres y mujeres al Padre. La EUCARISTÍA es la fuente donde nosotras, cada día, recibimos el ánimo y el aliento para vivir nuestra misión. Desde la ESPIRITUALIDAD IGNACIANA, seguimos a Cristo humilde y pobre, centro de nuestra vida, en cualquier parte del mundo donde seamos enviadas. Esta misión se concreta en: la ADORACIÓN y en la EDUCACIÓN EVANGELIZADORA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada